“8 años al servicio de la gente hace que  cada vez seamos más precisos satisfaciendo los deseos de nuestros clientes y amigos.”

 

Hemos pasado un rato con Enrique, gerente de El Fogón de Enrique. Un restaurante que abrió sus puertas hace 8 años y que mantiene una línea clara desde el primer momento: calidad, servicio y cercanía. Es un trabajo complejo, mantenerse fiel a una idea, pero sin duda termina dando sus frutos y el reconocimiento llega desde los visitantes del local y, por supuesto, desde los propios vecinos de la localidad.

Cuando hablamos del Fogón, la gente en Mota del Cuervo sabe que estamos hablando de comer bien. ¿Cómo se consigue que esa idea cale?

Las ideas hay que hacerlas macerar, como hacemos con otros productos, el tiempo necesario y con los mejores ingredientes. La gente que nos visita sabe que nosotros ofrecemos un buen servicio y, sobre todo, con unos niveles calidad muy altos. Y esta máxima, utilizar productos de calidad, no escatimar en el detalle, acercar la vanguardia de la cocina a muchos platos y a nuestra mesa, hay que mantenerla incluso en los peores momentos. Se han pasado temporadas más apretadas pero nunca hemos dudado un segundo en no bajar un gramo la calidad ni del producto ni del servicio, eso la gente nos lo reconoce y lo valora.

¿Qué nos ofrece el Fogón?

Nosotros ofrecemos una carta basada en la comida tradicional de La Mancha, pero que no quita el ojo en ningún momento a las tendencias actuales. Partimos de una elaboración casera, como la que nuestras madres y abuelas hacía en casa, con el mismo cuidado, la misma técnica e intentando poner todo el cariño en cada plato, y avanzamos y lo juntamos en ciertos platos con cuestiones vanguardistas y cierto diseño decorativo. Además, como ya hemos comentado, la calidad de la materia prima. A la gente de mi pueblo no le puedo dar un potaje de Semana Santa con productos que no sean de máxima calidad porque el plato es totalmente conocido y utilizado por todas la familias pero en cambio, cuando prueban nuestro plato en el menú del día, me dicen “está buenísimo Enrique.”

Y ¿Qué es lo más importante para se consolide un negocio de estas características?

Pues creo, sinceramente, que el trato al público. Hay que cuidar mucho el trato a nuestros clientes, a todos. Y con esto quiero decir que intentamos dispensar un trato cercano y agradable a todo el que entra: sea un visitante de un día o un cliente habitual que es como un amigo.

Algo tiene que atraerte de este mundo para hablar con tanta pasión sobre la restauración. ¿qué es?

Haces feliz a la gente por unas horas, esto es magnífico. Cuando un cliente está comiendo o cenando con nosotros y está a gusto, con sus seres queridos, con una cocina que le hace disfrutar, con un servicio en sala de personal que está pendiente 100% pero con la distancia precisa… en ese momento ves esas caras y dices “estoy disfrutando con mi trabajo y la gente que viene aquí, también.” Me encanta la relación con el cliente, disfruto.

Y en el verano ¿todos los servicios y todo el equipo preparado?

Sí, claro claro (risas). El verano es un momento importante para el negocio. Se amplía en la práctica con la terraza y hay que saber atender ese espacio como merece. No es lo mismo un bar, que una sala o que la terraza. Ya estamos preparados, tenemos experiencia y mucha gente aprovecha para disfrutar de las noches de verano fuera de la sala.

No sé si quieres destacar algo más.

 

No, simplemente que ya tenemos abierto el plazo para las reservas –importante sobre todo para grupos- y para organizar a cada cliente justo lo que desea y necesita. Obviamente no es igual organizar una cena familiar que un cumpleaños o una despedida. Estamos siempre abiertos a poder garantizar un buen servicio en cualquier tipo de evento.

 

 


El Fogón de Enrique:

una propuesta segura para el verano de 2017

Se acerca el verano y el calor ya está haciendo acto de presencia en nuestra tierra. Con la entrada del buen tiempo se abre, sin duda, la principal época de ocio para la gente. Familia que nos visita, amigos que nos pasamos meses sin ver, visitantes que aprovechan estos meses para conocer Mota del Cuervo y su comarca disfrutando, además, de lugares como Belmonte o El Toboso… al fin y al cabo unas semanas diseñadas para relajarse, disfrutar y generar buenos recuerdos para el invierno.

Con este panorama, el Fogón de Enrique es una propuesta completa para poder poner la guinda a tus días de vacaciones. Así, la dirección y todo su personal renuevan un compromiso con la calidad y el buen gusto que se viene repitiendo desde hace 8 años.

Desde El Fogón se trabaja para tener listos todos los ambientes y ser una oferta hostelera completa. Nuestra sala climatizada servirá para esa cena especial con tus amigos o familiares, ese encuentro que necesita comodidad y productos de primeras calidades con carnes, pescados y caldos seleccionados.

De la misma manera, los últimos retoques a nuestra terraza dejarán un ambiente veraniego completo para poder tomar unas raciones con tus amigos o familia mientras disfrutas del cielo de La Mancha. Refrescarse en todos los sentidos y llegar a “rejuvenecer” contando aquéllas historias que anhelamos corriendo y jugando cuando éramos niños.

Además, desde El Fogón no vamos a olvidarnos de algo que sabemos que gusta a propios y extraños: la tapa del medio día con un buen vino blanco fresquito o una cerveza de barril perfectamente “tirada”. Prepararse para la jornada que se avecina o ser punto de encuentro. Todo es posible con nosotros.

El Fogón de Enrique afrontará el verano con la única expectativa de complacer a sus clientes y servir de punto de encuentro. Con esta idea, abren las reservas para los próximos meses por las vías habituales:

Tlf. 670 37 25 92

mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.elfogondeenrique.es

 

http://www.facebook.com/ElFogondeEnrique

Si has comido con nosotros sentirás la necesidad de contárselo a todo el mundo. No te lo guardes y cuéntanos TÚ EXPERIENCIA en nuestra web y redes sociales.

 Comentarios o experiencias recibidas en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Pedro y María. 18/06/2017 Viaje de fin de semana con niños. Paramos a comer tras buscar en internet opiniones. Queríamos comer algunos productos típicos de la zona y nos decidimos por el Fogón. El comedor era muy acogedor a pesar de estar lleno y pudimos disfrutar. Nos informaron bien y supieron ofrecernos lo que estábamos buscando. Muy buena la carne de cordero y bien trabajado. Tenemos que destacar que nuestro hijo comió también bien ya que fueron atentos y había algunos platos que suelen gustar más a los niños. Repetiremos cuando volvamos a pasar por este pueblo o la zona.

 

Elena. Verano 2016. Comida diferente y espacio para ir con niños. Estuvimos cenando en el fogón en verano. La comida además de muy rica y original para lo que te encuentras por la zona. Mucho más que zarajos, morteruelo y demás... Recuerdo especialmente el queso ahumado, presentado como un volcán que echa humo. Muy original y sabroso. Además en la terraza hay sitio de sobra y un castillo hinchable para entretener a los niños. 

Luis y Mamen.  16/05/2017 Paramos a comer a medio día y tomamos el menú del día (aunque la carta parecía más que apetecible). Un menú muy completo con primeros de todo tipo (yo comí lentejas y mi pareja ensalada murciana) y dos carnes de segundo y dos pescados. Gran calidad en todo lo que comimos, lo que nos hace pensar que acertamos. Una parada rápida en Mota del Cuervo que nos dejó gran sabor de boca.

 

Sofía. 10/05/2017. Aunque estuvimos dudando un tiempo, leyendo comentarios, buscando qué y dónde comer el miércoles, terminamos pasando hasta el Fogón de Enrique. Veníamos de paso y estuvimos viendo los molinos del pueblo y se nos hizo la hora de comer. La verdad es que creo que acertamos. Les cuento que pedimos dos platos típicos para el centro –somos dos parejas- y nos gustaron mucho. Mi marido y yo ya habíamos probado el morteruelo y fue tal cual lo recordábamos. Después cada uno pedimos un plato y entre las carnes diversas de los demás, que estaban bien cocinadas y no hubo que esperar mucho, yo me salí un poco de lo “típico” de esta zona y pedí atún rojo.  Espectacular sabor y cocinado totalmente en su punto. Un acierto. Los postres muy buenos (aunque yo no comí porque estaba satisfecha). No esperamos mucho y el trato fue muy agradable.

 

“Cuando hemos pasado, sabíamos que íbamos a comer bien” El cliente que nos visita enseguida comprende que la parada en Mota del Cuervo va a merecer la pena. La cocina tradicional y de calidad se une, en nuestro amplio y cuidado comedor, a las técnicas más vanguardistas, lo que nos hacen estar siempre a la cabeza en innovación. Un retiro para los cinco sentidos que comienza con el recibimiento amable y acogedor de nuestro personal que estará en todo momento pendiente para que tu paso por el Fogón sea más que una comida: una experiencia que querrás repetir.

Platos típicos y tradicionales que nacen de la literatura y que han llegado a nosotros de generación en generación a través de la Historia. Pescados y mariscos cuidadosamente seleccionados y de la mayor calidad. Carnes en su punto y siempre cuidando hasta el último detalle. Por supuesto, maridado con los mejores vinos de una tierra cuyas condiciones climáticas son perfectas para su elaboración, a lo que añadimos una selección de caldos de nuestro país que se adaptan a cada uno de nuestros platos.

comedor-3-bis
entrada-2-bis
entrada-bis

Te recibimos en tres ambientes distintos para adaptarnos a tu visita, a tu experiencia: comedor, cafetería y terraza. Un servicio de la máxima exquisitez y calidad preparado para todos los gustos y deseos.

 

El Fogón de Enrique se encuentran en el pase del rabosero, un paraje de pinos y monte famoso en la zona, frente a la sierra de Mota del Cuervo, donde se sitúan los Molinos de viento, Resultado de imagentierra donde Cervantes situó la aventura más famosa de la literatura universal. Los molinos,originales del siglo XVI, el molino-museo "El Gigante" donde se siguen haciendo moliendas los Domingos. Entre el patrimonio histórico-artístico de Mota del Cuervo también podemos comentar, la Tercia Real, la Iglesia de San Miguel o la ermita de la Virgen de manjavacas, situada a 7Km del núcleo urbano y que goza de unas lagunas del mismo nombre. Se trata de uno de los humedales más importantes de La Mancha gracias a el avistamiento de muchas especies de aves.

 

Nos encontramos a apenas 8 kilómetros de Belmonte, premiada en 2016 como "El pueblo mas bonito de Castilla - La Mancha", gracias en parte a su castillo, desde el que en esas mismas navidades se emitieron las campanadas de fin de año. En Belmonte se pueden visitar varios edificios históricos y un palacio-balneario de reciente restauración y apertura.

 

A poco más de quince kilómetros se ubica El Toboso, la patria de Dulcinea. Un pequeño municipio con un gran conjunto patrimonial, con edificios como la Iglesia de San Antonio Abad, el Convento de Trinitarias o el Convento de las Clarisas, junto a sus casas típicas y patios manchegos. Entre los espacios expositores, destacan el Museo Cervantino y la Casa Museo de Dulcinea.

 

 

Además, estamos en pleno mar de vides, en el mayor viñedo del mundo, con bodegas que ofrecen interesantes visitas guiadas.

FacebookTwitterGoogle BookmarksRedditLinkedinRSS Feed

Copyright © 2017. Todos los derechos reservados.